La reclamación judicial del pagaré impagado

0
31
Photo of stressed businessman touching his head with secretary at background

La tenencia de un pagaré en nuestro poder y a nuestro favor hará que lo presentemos al cobro el día de su vencimiento o dentro de los dos días hábiles siguientes al mismo.

Ante el impago de un pagaré a su vencimiento, por incorriente o falta de fondos, y si así se ha pactado, el mismo deberá ser protestado notarialmente antes de los ocho días (acto por el cual el notario incorpora a su acta la copia del pagaré dando fe de que no ha sido abonado, y dando traslado al deudor para que en el plazo de dos días proceda al pago o realice las alegaciones que estime pertinentes).

Si no se ha pactado, la entidad bancaria en declaración equivalente al protesto notarial, al comprobar que no hay fondos, pondrá en el reverso del documento mercantil un sello que acredita su presentación al cobro y que el mismo no ha sido posible.

En el supuesto de no efectuar en plazo el protesto o su declaración equivalente, no podremos reclamar el mismo frente a todos los intervinientes (avalistas, endosantes), sino únicamente frente al librado o aceptante.

Además de todo lo anterior, es necesario una vez acreditado el impago, y antes de acudir al procedimiento judicial, el realizar un requerimiento extrajudicial de carácter formal al deudor, preferentemente por escrito y de forma fehaciente.

En el supuesto de que a pesar de los esfuerzos realizados no se hay cobrado el pagaré, se podrá reclamar la deuda judicialmente ejercitando la llamada acción cambiaria: directa (contra el aceptante y su avalista) o de regreso (contra los endosantes, avalistas y demás obligados al pago).

Señalar, que es importante recordar que, de la diligencia en las gestiones que se realicen para la obtención del cobro dependerá el resultado del éxito.

Aunque la tramitación del juicio cambiario suele ser rápida, puede durar fácilmente un año. Por ello y durante ese plazo de tiempo, el deudor puede haberse quedado sin ningún bien en propiedad, y por ello es aconsejable efectuar las gestiones para incluir al deudor en un fichero de morosidad.

Es necesario tener en cuenta que las acciones cambiarias prescriben al año si las queremos ejercitar contra los endosantes y contra el librador, desde la fecha del protesto, si bien dichos plazos se pueden interrumpir mediante las reclamaciones extrajudiciales practicadas de modo fehaciente.

Son datos de interés tener en cuenta que para la reclamación judicial deberemos de contar con la representación de un procurador y la defensa de un abogado, y que la demanda se deberá presentar en el domicilio del demandado, pudiendo solicitarse el embargo preventivo de bienes del deudor. También es destacable tener que efectuar la comprobación previa, en su caso, de si quien firmó el pagaré tenía potestad para ello si lo hizo en nombre de un tercero, empresa u otro tipo de organización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here