El que te habla de los defectos ajenos, habla también de los tuyos a los demás. D. DIDEROT

129