Ningún vencido tiene justicia si lo ha de juzgar su vencedor. QUEVEDO

307